El Centro de Psicología Aplicada pretende desde su blog, Psicología ComPartidA, divulgar la psicología en la comunidad universitaria con la intención de promover la salud física y mental. Nuestro objetivo es acercar el conocimiento a través de la publicación de artículos del ámbito psicológico y compartir noticias de actualidad.

lunes, 18 de enero de 2016

Envejecer con éxito

Viejos. En las tribus africanas, son la voz de la experiencia, aconsejan, transmiten las tradiciones y por ello, se les trata con un respeto cercano a la devoción. En Occidente, la vejez se disimula, se esconde y se aísla. ¿Porqué esta enorme brecha cultural? A modo de reflexión, parece algo probablemente ligado al afán productivo y economizante de nuestra sociedad. Cuando las personas envejecen, dejan de producir en dichos términos. Así que dejan de ser útiles y se les aparta e invisibiliza. Hablemos de vejez. Hablemos de vejez, pero desde un punto de vista que sea imposible de verse  asociado con la tristeza. Rompamos con la connotación negativa, tan habitual y recuperemos una visión más informada y por tanto más esperanzadora de nuestros mayores. Es lo que trataremos de aportar en el post de hoy…

Por ejemplo ¿alguna vez te has parado a pensar en lo que ocurre en el cerebro de las personas cuando llegan al ocaso de sus vidas? ¿En porqué tus abuelos, a pesar de seguir siendo incondicionales, a veces sufren pérdida de memoria? ¿Se obsesionan con su pasado? ¿Se desinhiben sin motivo aparente, para  sorpresa de sus familiares?

Imagen: Jose Losada, con licencia Creative Commons
El cerebro sigue en estas edades un proceso absolutamente normal conocido como envejecimiento cognitivo. Dichos cambios cerebrales llevan a nuestros mayores a actuar, pensar sentir… de una determinada manera, distinta a como lo hacían anteriormente y esto no tiene porqué ser señal de alarma. Como bien dice Fernández-Ballesteros, el desarrollo humano continúa en tanto en cuanto se siguen produciendo interacciones entre el individuo y su contexto sociocultural. Además, no todas las áreas sufren un declive en la vejez.

Por ejemplo, se sabe que algunas funciones cognitivas disminuyen durante la juventud, como la rapidez de ejecución, otras lo hacen mucho más tarde y continúan creciendo durante la vejez: un buen ejemplo de ello serían la amplitud de vocabulario y de conocimiento. De hecho, esto último está relacionado con la inteligencia cultural o cristalizada, que no sólo se mantiene estable a lo largo de la vida sino que puede llegar a incrementarse. En términos de memoria, se orientan mucho más hacia su pasado y esto es normal teniendo en cuenta que su sistema de memoria autobiográfica, es decir, aquella referida a sus vivencias remotas, queda relativamente intacta (no así la reciente). Lo mismo ocurre con la memoria semántica o conocimiento del mundo. Otros procesos, como la recuperación de información sí se ven alterados. El lenguaje suele ser menos fluido y coherente, más ambiguo. Pero nos encanta que nos cuenten “batallitas”, aunque olviden que ya nos la contaron la semana anterior: esto es asi, no porque vayan a enfermar, sino debido a que les cuesta discriminar a quién contaron qué. A pesar de requerir más tiempo (debido a su ritmo más lento) y más oportunidades de ensayo, su capacidad de aprendizaje sigue dando sus frutos. A veces nuestros abuelos nos sorprenden enseñándonos cómo han aprendido a manejar el ordenador ¿cierto?

Pensemos por un momento en lo siguente: «age is not a disease», como dice uno de los lemas de la Sociedad de Geriatría. La vejez no es una enfermedad. Es posible “envejecer con éxito”. Y esto empieza con informarse adecuadamente y con asumir que se irán dando pérdidas, si, pero también ganancias maravillosas. Aunque la carga genética tenga un buen peso en este asunto, se pueden prevenir o retrasar determinadas pérdidas mediante los ya más que conocidos hábitos de vida saludable, véanse, la actividad física regular, una dieta equilibrada y ayudando a ejercitar de vez en cuando la actividad intelectual de nuestros mayores.

Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.
Ingmar Bergman (1918-2007) Cineasta sueco. 

Artículo redactado por Isabel Zanón, terapeuta del CPA.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario