El Centro de Psicología Aplicada pretende desde su blog, Psicología ComPartidA, divulgar la psicología en la comunidad universitaria con la intención de promover la salud física y mental. Nuestro objetivo es acercar el conocimiento a través de la publicación de artículos del ámbito psicológico y compartir noticias de actualidad.

lunes, 29 de junio de 2015

Asertividad sexual, un predictor de satisfacción sexual



Foto: yutaka seki, con licencia creative commons

La asertividad sexual es la capacidad para iniciar la actividad sexual, rechazar la actividad sexual no deseada, así como negociar las conductas sexuales deseadas, el empleo de métodos anticonceptivos y los comportamientos sexuales más saludables.

Este tipo de asertividad está relacionada con la asertividad social, y de la misma forma puede aprenderse y entrenarse. No se ha encontrado ninguna relación con variables de tipo fisiológico como por ejemplo, los niveles hormonales. Esto implica que conseguir unos niveles elevados de asertividad sexual está al alcance de cualquier persona.


Este dato es importante puesto que niveles altos de asertividad sexual se acompañan generalmente de un menor número de conductas de riesgo, y se relaciona con una mayor satisfacción y un mayor deseo sexual. Niveles bajos de asertividad sexual correlacionan con mayor incidencia de trastornos de índole sexual y, además, puede ser causa o consecuencia de la victimización sexual.

Se ha encontrado una relación inversa entre esta variable y el sufrimiento de abusos sexuales en la infancia, aunque es independiente del tipo de abuso.

No se sabe si el haber sufrido abuso favorece la disminución de la asertividad sexual, o si una baja asertividad sexual hace más proclive a una persona a sufrir abuso. Por ello, parece ser que niveles elevados de asertividad sexual es un factor de protección frente a las experiencias de abuso.

Por esto, siempre que nos encontremos casos en los que haya algún tipo de afección en la sexualidad de la persona será adecuado evaluar esta variable y entrenarla de forma específica si es oportuno. Es importante destacar que habrá de evaluarse al margen de la asertividad social, ya que, aunque van de la mano, puede tener matices que difieran en su ejecución y que haya que entrenar de forma específica. 

Autora: Marta Gervás





Referencias



Livingston, J.A., Testa, M. y VanZile-Tamsen, C. (2007). The reciprocal relatioship between sexual victimization and sexual assertiveness. Violence Against Women, 13, 298-313.




Morokoff, P.J., Quina, K., Harlow, L.L., Whitmire, L., Grimley, D.M., Gibson, P.R. et al. (1997). Sexual Assertiveness Scale (SAS) for women: Development and validation. Journal of Personality and Social Psychology, 73, 790-804.

No hay comentarios:

Publicar un comentario